Está disponible en versiones de seis y ocho velocidades, recurriendo a un convertidor de par (en vez de a un embrague) que hace de conexión puente entre la propia caja de cambios y el motor, transmitiendo así el par necesario para mover el automóvil.