Al igual que en la tecnología DSG, en la EDC encontramos dos embragues independientes, que trabajan con un conjunto de velocidades distintas (pares e impares) y que se controlan electrónicamente.