En materia mecánica, disfrutaba de un bloque de 2,3 litros, atmosférico y con 16 válvulas, que entregaba 185 CV a 6.200 rpm. Desde el punto de vista estructural, se trataba de un motor prácticamente idéntico al del M3 y también se asociaba a una caja manual de cinco velocidades. 

Respecto a su rival, prácticamente calcaba las prestaciones, ya que anunciaba un tiempo de 7,5 segundos en la aceleración de 0 a 100 km/h. Por su parte, lograba una velocidad máxima de 230 km/h.