Como buen deportivo, el M3 empleaba un volante de cuero con tres radios y la instrumentación mostraba información muy útil para el conductor, incluida la temperatura del aceite. 

Curiosamente, la consola central estaba orientada al conductor, una solución bastante original en aquella época, y concentraba bastantes mandos.