Hammond también es un gran amante de Porsche y ha sido propietario de varios ejemplares a lo largo de los años, desde un 911 SC de 1982 hasta un 911 GT3 de 2016, pasando por un 928 de 1994 o un 911 (997) Carrera S de 2006.

Su última adquisición solo podía ser el 'arma' por excelencia para los circuitos, el 911 GT3 RS.