Si el Range Rover Classic no te parece imparable, quizá sí lo sea este Defender. A simple vista, parece un modelo normal, pero incluye notables mejoras. Por ejemplo, la suspensión es específica y genera una mayor altura libre al suelo. Además, el eje trasero es de un Discovery y se incluyeron barras antivuelco en el habitáculo, para ganar seguridad en caso de accidente.