¿Viste el episodio de Top Gear donde los tres presentadores conducían un Chevrolet Corvette C6 ZR1 (Jeremy), un Cadillac CTS-V (James) y un Dodge Challenger? Pues bien, el Dodge naranja de Hammond acabó en su garaje.

Bajo el capó del SRT-8 late un corazón 'made in USA', un bloque V8 HEMI, de 6,1 litros y 430 CV.