Se trata de uno de los coupés más bellos de los años 90 y Richard Hammond tenía uno en su garaje. Designado internamente con el código E31, se impulsa con un motor 5.0 V12, de 300 CV; fuerza que se envía a las ruedas traseras.