Comprueba la presión y el dibujo del calzado de tu coche, ya que los neumáticos son decisivos en la distancia de frenado. El estados de estas gomas marcarán la diferencia a la hora de evitar un accidente o de minimizar los daños.

Recuerda que la profundidad del dibujo no debe ser inferior a 1,6 milímetros, por el riesgo que conlleva y porque es motivo de infracción.