Los menores de edad, con una altura igual o inferior a 1,35 metros, tienen obligación de usar los sistemas de retención adecuados y homologados para su peso y estatura.

Aquí la responsabilidad siempre es de los adultos que viajan con ellos, así que no sirven las excusas.