Debes ajustar la velocidad a las condiciones de la carretera, de cualquier elemento externo, como la climatología, y del propio estado del vehículo.

Además, ten en cuenta que tienes que respetar la distancia de seguridad con el coche que tienes delante, aumentando la misma a mayor velocidad o con otros condicionantes, como los mencionados anteriormente.