Ir con el volumen de la música excesivamente alto, puede hacer que no te des cuenta de la presencia de vehículos circulando en servicio de emergencia, por lo que podría ser sancionable por parte de las autoridades.

Y los besos del o de la copiloto mientras estás conduciendo se pueden entender como una distracción y, por tanto, también conllevaría una multa, así que mejor dar rienda suelta al amor cuando ya estés estacionado o fuera del vehículo.