La excusa del 'desplazamiento corto' no vale cuando se trata de la seguridad de los ocupantes del coche. Todo aquel que suba al automóvil debe ir en una posición correcta y con los sistemas de retención correctamente abrochados, ya sea el cinturón de seguridad o la silla infantil.