Con unas temperaturas que, en muchas ocasiones estarán cerca de los 40º, no beber agua regularmente puede hacer que un conductor en fase de deshidratación pierda los mismos reflejos que otro que ha ingerido ocho copas de vino.

En viajes largos, respeta los descansos cortos cada tres horas de viaje, o incluso antes, si te notas fatigado.