En 2012, Renault forjó nuevos lazos con el pontífice y le ofreció un papamóvil 100% eléctrico, concretamente un Kangoo Z.E., que utiliza para los viajes alrededor de su residencia de verano, ubicada en Castel Gandolfo.