Juzgado como demasiado incómodo, el Clase G fue reemplazado por un Mercedes-Benz ML, más confortable y mejor equipado, con un nuevo habitáculo de cristal blindado, para proteger la seguridad del Papa Francisco.