La visita del Papa a Lyon (Francia), en 1986, estuvo marcada por la creación de un papamóvil galo, especialmente adaptado para la ocasión. Se trató de un Renault Espace con ventanillas blindadas y neumáticos reforzados, para protegerlo en caso de intento de asesinato.