A mediados de los años 80 del siglo pasado, el Vaticano volvió a utilizar berlinas de Mercedes-Benz, como el Clase S, para transportar oficialmente a Juan Pablo II.