En 1981, Juan Pablo II fue víctima de un atentado. Además, el sumo pontífice se protegió con un toldo del sol en los siguientes papamóviles, excepto en el Seat Panda. Uno de los primeros en utilizar dicha configuración fue este Range Rover de 1984.