El papa Pablo VI primero tuvo un Mercedes-Benz, concretamente un 600 Landaulet, y luego viajó a bordo de un Lincoln Continental Limousine, que el especialista Lehmann Peterson convirtió en papamóvil en 1964.