El coche del Papa Juan XXIII marcó el estrechamiento de los lazos entre la marca alemana y el Vaticano, una relación que se había truncado como consecuencia de la Segunda Guerra Mundial.