La misma cifra que el Baleno consigue el Clio actual, al que le quedan pocas meses de vida. También entrega 90 CV, aunque a partir de un motor tricilíndrico, turboalimentado, de tan solo 0,9 litros de cilindrada.

Curiosamente, a pesar de la turboalimentación, prácticamente calca las prestaciones del utilitario japonés: 180 km/h de velocidad punta y una aceleración de 0 a 100 en 12,2 segundos.