El Benetton B194 del piloto holandés Jos Verstappen se incendió en la parada en boxes del GP de Alemania de 1994 por varias razones. En primer lugar, el mecánico responsable del repostaje abrió la válvula de combustible antes de que la pistola se bloqueara en el cuello del tanque. En segundo lugar, como se comprobó más tarde, el equipo hizo trampas y, para acelerar el proceso, quitó el filtro protector de la manguera.

Jos tuvo mucha suerte: solo sufrió pequeñas quemaduras en la cara y subió al podio en la siguiente carrera.