Hablamos ahora de otro hombre con un carácter indomable, Marvin John Himeyer, de la pequeña ciudad de Granby, Colorado.

Poseía una casa y un taller donde la fábrica de cemento Mountain Park planeaba expandirse. Tras ser acosado por las autoridades de la localidad y los representantes de la compañía cementera, Himeyer cubrió su excavadora con una armadura y arrasó la famosa fábrica, el edificio de la administración local y la casa del juez.

Ni una sola persona resultó herida como resultado de esta 'locura' de Marvin, pero él mismo se suicidó disparándose en la cabina de la excavadora.