La fuerza de voluntad de Alessandro Zanardi debería ser envidiada por cualquiera. En 2001, en un terrible accidente en Lausitzring, el italiano sufrió la amputación de ambas piernas por encima de las rodillas.

Pese a ese terrible contratiempo, el piloto transalpino no dejó de competir profesionalmente. De hecho, destacó por sus exitosas actuaciones en los Campeonatos de Europa (ETCC) y del Mundo (WTCC) de Turismos.

En 2003, Zanardi regresó a Lausitzing y pilotó como si nunca le hubiera pasado nada allí. En la foto, se prepara para empezar.