La historia de Clyde Burrow y su novia, Bonnie Parker, es conocida por casi todo el mundo, pero hoy hay una razón para volverla a recordar.

La banda liderada por Burrow protagonizó más de veinte robos de bancos e innumerables hurtos en gasolineras, peluquerías y tiendas de carretera. Finalmente, la pareja fue asesinada a tiros por los Rangers de Texas y la Policía Estatal de Louisiana, el 23 de mayo de 1934. Las fuerzas de seguridad dispararon al menos 160 balas a su Ford V8.