Los multimillonarios que querían hacerse con un F40 debían acreditar que habían poseído otro Ferrari con anterioridad. No fue el caso de Maradona, que llegó a rechazar un ejemplar, obsequio de Corrado Ferlaino, presidente del Nápoles, por no contar con elementos de confort, como la dirección asistida ni un sistema de sonido.