Significó el regreso a los orígenes de Fiat y uno de los coches más lujosos de la época. Una de las 28 unidades fue restaurada completamente y se subastó en 2015, en Pebble Beach, por 777.605 euros.