Único y pionero en cuanto se trata al primer trabajo realizado por un famoso carrocero. Estas son las dos premisas que hacen especial este ejercicio de estilo de Pietro Fruo.

Se restauró completamente en 2016 y hace unos meses se subastó por 511.117 euros.