La medalla de plata se la cuelga un modelo de tamaño medio, cercano a los 4,6 metros de longitud, lo que resulta realmente meritorio. Al igual que el Qashqai, declara 3,8 litros, aunque disfruta de 15 CV más que el modelo asiático. Además, emplea una transmisión automática con convertidor de par, de ocho velocidades.

El SUV francés alcanza los 195 km/h y detiene el cronómetro en 10,7 segundos, al acelerar de 0 a 100.