El tercer SUV urbano que homologa 4,0 litros cada 100 kilómetros es el representante de Citroën, que recurre a un motor de 1,6 litros y 120 CV, combinado con la transmisión automática con convertidor de par EAT6, de seis velocidades. 

Por cuatro décimas, este coche baja de los 10,0 segundos en la aceleración de 0 a 100 km/h y se acerca a los 200 km/h de velocidad máxima.