Producido por British Leyland, en la década de los 70, el Toledo se trataba de una versión más asequible del Triumph 1300, un sedán compacto de tracción delantera, con motores de baja y media cilindrada.