El hiperdeportivo híbrido, que desarrolla 963 CV y 900 Nm, acelera de 0 a 100 km/h en menos de 3,0 segundos y alcanza los 200 km/h en 7,0.

Se produjeron 500 unidades entre 2013 y 2016. Una de ellas es propiedad de la artista y escultora austriaca Cornelia Hagmann, que heredó el amor por los modelos italianos de su difunto marido, el empresario suizo Walter Hagmann, dueño de muchos Ferrari.