Este deportivo de cuatro plazas debutó en el salón de Ginebra 2011 y se convirtió en el primer modelo de Maranello con un sistema de tracción total.

Por prestaciones, es capaz de alcanzar los 335 km/h y acelera de 0 a 100 en tan solo 3,7 segundos. El ejemplar de la foto era propiedad de la cantante Beyonce.