La francesa Anne de Montugu nació en 1934 y, con 20 años, ya era una exitosa tenista. De hecho, ganó siete veces Roland Garros en la categoría júnior y quedó subcampeona de Wimbledon en 1953. 

No obstante, las carreras de coches le atrajeron aún más, hasta el punto de que probó con éxito muchas disciplinas. También fue propietaria de un Ferrari 250 GTO de 1962. Al volante de este coche, Anna participó en subidas cronometradas.