Limitado a 176 unidades, este coche se presentó en el salón de París de 1959. Uno de los primeros clientes del deportivo fue el último rey de Italia, Humberto II, que ocupó el trono durante un mes, del 9 de mayo al 12 de junio de 1946.

En realidad, el modelo italiano lo utilizó su hija mediana, María Gabriella de Saboya, que estudió la carrera de Historia y publicó muchos libros.