Este coche llegó en 1951 como sustituto del Ferrari 166 y estaba equipado con un V12 relativamente pequeño, de apenas 2,6 litros, que desarrollaba 165 CV. En total, se fabricaron 82 unidades. Una de ellas perteneció a la actriz Anna Magnani, la primera italiana en recibir un Oscar.