Otra francesa con buenas 'manos' fue Yvonne Simon. En los años 50, ganó tres veces seguidas el rally París-San Rafael y participó en las 24 Horas de Le Mans y en los 1000 km de Monza. En estas dos carreras de resistencia, Simon se puso a los mandos de este 166 MM de 1948.