Aunque los rumores señalaban que el comprador de este hiperdeportivo había sido CR7, lo cierto es que el afortunado poseedor es alguien desconocido... al menos, de momento.

El modelo francés, que cuesta 11 millones de euros más impuestos, emplea el motor 8.0 W16, con cuatro turbos y 1.500 CV. Dentro de su impresionante estética, no podemos pasar por alto las seis salidas de escape que se muestran en la zaga.