¿Te imaginas un coche con trozos reales de meteorito? Pues, te lo creas o no, el coupé alemán los lleva insertados en el habitáculo. Además, los discos de freno y las cubiertas de los retrovisores presentan estrías para asemejarse lo más posible al material de los meteoritos.

Mecánicamente, el coche recurre al motor 4.4 V8, biturbo, con 530 CV, al igual que el modelo 'convencional'.