Durante las cinco temporadas que disputó el Mundial de F1, Jaguar Racing tuvo su sede en Milton Keynes, una localidad a poco más de 25 kilómetros de distancia del circuito de Silverstone, que era su banco de pruebas habitual. 

De ahí que no resulte extraño descubrir esta edición especial del XKR, bautizado con el nombre del trazado, que contaba con un motor de 370 CV y, según se contaba en la época, siete unidades llegaron a España.