Al hablar del Ferrari SF90, lo hacemos del monoplaza que emplea la escudería italiana en la F1 2019. Pero si añadimos el término Stradale a la ecuación, entonces, nos referiremos al primer híbrido enchufable que fabrica en serie, con una potencia de 1.000 CV.