Nürburgring, en su variante Nordschleife y en el trazado de gran premio, ha sido otro de los circuitos históricos para la competición.

Con esta serie especial, del Giulia y Stelvio, Alfa Romeo quiso rendirle homenaje.