El rey de la lista es un coche de competición, cuya producción se limitó a 39 unidades entre 1962 y 1964. Este ejemplar, del año 1963, con chasis número 4153GT, ganó el Tour de France de 1964.

La cifra récord se alcanzó en junio de 2018, cuando David MacNeil, fundador y CEO de WeatherTech, se lo compró al anterior dueño. En el garaje de MacNeil, o quizá en una bóveda blindada, se encuentra ahora este vehículo con motor 3.0 V12 de 300 CV y una velocidad punta de 280 km/h.