El representante galo parece un coche grande... y lo es, ya que alcanza 4,86 metros de longitud, 1,86 de anchura y 1,46 de altura, complementado con una amplia batalla de 2,80 metros.

Estéticamente, luce la imagen corporativa de Renault, plasmada en la zaga con unos pilotos horizontales que prácticamente quedan unidos a través de una tira luminosa.

El motor turboalimentado de gasolina TCe 225 es una versión 'descafeinada' del que usan el Alpine A110, con 252 CV, y el Mégane R.S., con variantes de 280 y 300 CV. Rinde muy bien en prácticamente cualquier régimen y, en un uso normal, se suelen rondar los 7,0 o 7,5 litros cada 100 kilómetros, cifras bastante razonables.