El Ghibli saltó a la palestra, por tercera vez, en 2013. Eso sí, ya convertido en una elegante berlina, que pasó a la historia por convertirse en el primer modelo de la marca en equipar un motor diésel.

Para terminar con las referencias al temperamento del viento ghibli (o siroco), su uso está extendido en la cultura popular, gracias a la expresión "dar un siroco", un sinónimo de "dar una ventolera", que quiere representar algo así como un cambio de ánimo brusco (a peor, claro está).