Un poco antes, entre 1969 y 1975, Volvo comercializó esta lujosa berlina, dotada de un motor 3.0 de gasolina, con seis cilindros en línea. 

Llama la atención que se convirtiera en lo que hoy llamaríamos un coche global, ya que, además de en Suecia, también se ensambló en Sudáfrica, Malasia y Australia.