Corría el año 1988 cuando Detroit asistió a la presentación del GMC Centaur, una mezcla de turismo y pick-up que montaba el motor en la zaga y cuya salida del sistema de escape tenía lugar por una rejilla lateral, situada en la parte trasera izquierda la carrocería.

Fue concebido con la idea de crear un futuro coche que fuera un 'todo en uno', dotado de un habitáculo con espacio para cinco ocupantes, una capacidad de carga trasera de casi 1.000 kilos y una posibilidad de remolque de algo más de 2.260 kilos.

Para ayudar a todo esto, recurría a la tracción total y a una suspensión neumática de tipo autonivelante.

La verdad es que preferimos quedarnos con los pick-up actuales.

Galerías de fotos del GMC Centaur.