Estamos ante una institución, a medio camino entre un turismo y un deportivo puro, dos roles que se concilian a la perfección. La cuarta generación del roadster japonés es aún más compacta y ligera, y recientemente recibió una actualización técnica, que incluía el motor 2.0 potenciado a 184 CV.

También se comercializa la variante targa RF, dotada de un techo duro retráctil.