Con la elevada cifra de potencia del sistema eléctrico, no es de extrañar que las prestaciones sean muy buenas: puede alcanzar una velocidad máxima de 200 km/h (autolimitada) y acelerar de 0 a 100 en apenas 5,0 segundos.

Casi igual de rápida es la maniobra de recarga, que además de poder llevarse a cabo mediante inducción, también se puede hacer de manera ultrarrápida. De esta manera, almacena la energía necesaria para cubrir 600 kilómetros en tan solo 20 minutos.